martes, 6 de octubre de 2009

Entre Ángeles y Gerifaltes

video



Entre Ángeles y Gerifaltes


Así son estos callejones
Alfredo

Irreductibles como los ojos de ella,

contundentes como los ojos
de muchas iguales a ella,

profundos , mono estelares
como el universo de los tuertos

en ocasiones chispeantes,
pero casi siempre con un dejo
de la más rabiosa nostalgia

decididamente luminosos frente a las vitrinas
pero velados por las sombras milenarias
de los mandriles sagrados de Gebel.

Pentagonales en las urbes,
como los bosquejos policromos de las tortugas de Arraikú

y náuticos
Alfredo
ante la escasa ternura de estos días,
ante esta forma ungulada de sobrellevar
- la árida-cotidiana-
Tal vez por eso es que somos pocos
en el callejón del gato,
tal vez por eso, sea don Latino de Híspalis,
quien guía nuestros pasos
y no el clan de los iluminados.

“Vinimos” a mirar Alfredo
y no nos dejaron más que sombra ,
abolladura de espejo y esperpento.

A decir “vinimos”
y no atendieron la mala traza de lo divino,
la notable fealdad de este aire que tragamos.

Hay aquí de todo, Alfredo
plintos, orlos, capiteles, fustes, contrafuertes,
remates, antepechos y parapetos.

No falta nada en el callejón.

Buitres y ángeles
inhalando nuestro mismo cielo
el mismo polvo que nos constituye, establece y conforma.

Ángeles y buitres, Alfredo
arcángeles de rapiña merodeando nuestra sombra

-que es como decir nuestra suerte-

Un callejón
en su estupenda pequeñez,
resulta siempre una aventura,
un evento donde la noche sin falta toca a la puerta
con sus manos frías

un callejón, Alfredo,
es el triste camino a ninguna parte
-y pese a todo-
acaso nuestro callejón,
nuestro teatro de sombra y fantoche
nuestro aire de pelele y marioneta,
-el aire nuestro de todos los días-


























Variaciones en torno al poema
“La navaja de Okham” de Angélica Murillo
0 Un breve poema titulado
Para toda equis o cualquiera que sea equis, equis es igual a equis 0 existe al menos una equis, tal que equis, no es igual a equis.


Pero entonces -me atreví a comentar-,
aún estáis lejos de la solución...
-- Estoy muy cerca, pero no sé de cual.
-- ¿O sea que no tenéis una única respuesta para nuestras preguntas?
-- Si la tuviera, Adso, enseñaría teología en París.
-- ¿En París siempre tienen la respuesta verdadera?
-- Nunca, pero están muy seguros de sus errores.
-- ¿Y vos? -dije con infantil impertinencia-. ¿Nunca cometéis errores?
-- A menudo, respondió.
Pero en lugar de concebir uno solo,
imagino muchos, para no convertirme en esclavo de ninguno.
U eco

Y bajó para ver la torre y dijo:
<<>>
Cap. 11,
Génesis

Fobos y Deimos
juegan en rededor del torreón
en el torreón
hay una rosa necesaria
una rosa sin nombre
y una rosa sin nombre
apenas subsiste
una rosa sin nombre
no se puede nombrar
y si la rosa no se nombra
no existe la rosa.

Y sin embargo, Yo percibo su olor

Non in commotione, non in commotione Dominus

¿Cómo nombrarte, entonces?

Tú serás Cecilia la dama del armiño

En tanto las entrañas del caballos del duque Sforza
no conozcan la caricia de los metal es fundidos

Tú serás Virginia tras la ventana
mientras alguien en Padua
mire la luna.
Sor María celeste Serás
escribirás una carta
Y yo hurtaré una lámpara para la mayor gloria del señor.
Y velare por el adarve en busca de tu nombre
Y con tu nombre desentrañaré el secreto de la luz
Y con la luz alcanzaré los pétalos que mercurio, el mensajero le dibujo al sol

En el torreón
hay una rosa necesaria
una rosa sin nombre
y una rosa sin nombre
no se puede nombrar
y si la rosa no se nombra
no existe la rosa.


Hay demasiada confusión aquí.


5 comentarios:

  1. felciidades, muy lindo texto, muestra la complementariedad,

    ResponderEliminar
  2. Hola, vi tu comentario en mi página de urbanotopia. Me alegro que te hayan gustado. Puedes seguir leyendo mis escritos en: http://www.quieroquemeleas.com/usuarios/insomnica-1

    Por cierto muy bonito tu blog. Tienes permiso para incluir mis textos siempre y cuando hagas referencias al autor(osea yo =))

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar