sábado, 26 de septiembre de 2009

Lo último que un amigo me leyó

video

9 comentarios:

  1. mae, no pude hacer otra cosa que sacar el violin!!!!

    gracias hermano
    gracias Feli!!

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Compas disculpen por confundirlos, el texto que Felipe está leyendo en esa ocasión no es de su autoría, corresponde a una de esas rarezas que él minino se rebuscaba, de seguro ya se enteraran de que texto se trata.

    ResponderEliminar
  4. evidentemente el poema es de esas joyas de 100 colones que conseguíamos en la Lehmann. eso nos costó el libro de Félix Grande que ahora es un clásico
    gracias querido Melvyn. un besote. cómo vas?

    ResponderEliminar
  5. Amigos escritores y poetas: les reproduzco lo que comentó el "poeta" Humberto Garza en mi blog a raíz de mi artículo: "Humberto Garza escribe manual del poeta loco (él mismo)" y que critica su artículo "Publiaciones". También le replico. Nos incumbe amigos, léanlo. Si Melvyn se preguntaba quién era semejante bicho, pues ahí les va!

    Poesia Actual dijo...
    Muy buenas tardes tengan todos ustedes, señores ticos.

    Esta mañana me desperté ingiriendo grandes cantidades de alcohol, fumando y escribiendo poemitas de esos que tanto le agradan a Mr. Frank Ruffino... Y como una holgazanería lleva a la otra; me aplasté en el sillón y me puse a bingear' y googlear' mi nombre. Antes de hacerlo, en una de las salidas que di al patio trasero de mi casa a clavar otro clavo (cigarrillo) en mi ataúd, sentí una leve chamuscada en el reverso de la mano derecha; ardió y se apagó en cuestión de segundos. Al ocularmente investigar el objeto causante de la liliputiense quemadura, descubrí que era una pequeña mierdita; alcé los ojos al cielo esperando ver un pajarito huyendo o algo por el estilo, y... ¡NO! el causante del susodicho baldón, fue un "caballito del diablo" "caballete" dragon fly... o como ustedes lo llamen; este seguía volando ahí, estático, directamente sobre mi cabeza, como helicóptero. "¡Cabronazo! -le dije- con tamaños ojotes que tienes ¿no viste sobre quién cagaste? Espero que seas alguien muy importante en el reino de los zigópteros porque acabas de defecar sobre un descendiente directo de Homero". Los poetas somos fatalistas, supersticiosos, creemos en brujerías, en la Cábala y hasta en las apariciones; si no me lo creen, pregúntenselo (vía un médium) a Borges, Darío...

    Esto es un mensaje ominoso -me dije- Algo malo me va a suceder... I need to clean my act. I need to be a role model... También debo ser bueno. Pero... ¡Todas esas aprensiones fueron injustificadas! Porque al bingear' y googlear' mi nombre, vine a dar aquí, y es de admirarse como todos defendieron y celebraron mi manera de pensar. Ni la Venus de Milo ha sido cubierta por tantos ditirambos como fui tapado yo en esta paginita (que casi nadie lee) al ustedes defenderme y entonar himnos de alabanza en mi honor; no hubo voces desafinadas, voces contradictorias, ni una más alta que la otra... ¡Gracias! ¡Gracias! Señores ticos. Prometo adjudicarme la paternidad de todos ustedes y nombrarlos en mi testamento. En otros sitios, que parecen parques temáticos de niños autistas o cafés de comadres... mis puntos de vista pinchan como pica hielos las orejas de quienes escuchan mis jerigonzas. ¡No me aman! ¡No me quieren! ¡Me odian! Por más que les digo: "Come... come to my blessed hands... I have the power to make a GOOD POET out of you!"

    Have a good night! (aquí ya anocheció) And may... Euterpe have pity of you. Because I will NOT!

    Humberto Garza

    11 de noviembre de 2009 21:40

    Frank dijo...
    Viejo güevón: Te has expresado lleno de rabia, tanta, que seguís cagando a todos los del oficio. Usted, Umberto, puede escribir estupendamente una novela con el tema del canibalismo: tal vez hasta termine devorándose a sí mismo. Ta’ bonito: terminar devorándose a sí mismo. Afine su lápiz: le auguro éxitos.

    12 de noviembre de 2009 9:54

    ResponderEliminar